Discurso de Juan Luis Ferreira, Presidente de ADEC

XI Congreso Internacional de RSE y Sustentabilidad

23/02/2019

Continuamos hoy con la entusiasta tarea de liderar un concepto que - llevado a la acción -hace a un empresario distinto. Estamos hablando de una corriente que equilibra la satisfacción del presente con la satisfacción del futuro. En su primera edición el tema central fue “La rentabilidad de los valores” buscando desmitificar la falsa oposición entre negocios y ética mostrando que existen muchos emprendedores y empresarios que hacen buenos negocios practicando buenos valores.
En las siguientes ediciones pasamos por “RSE y Sostenibilidad en un contexto de crisis”; “Inclusión Económica Sustentable, con Estrategias de RSE para la reducción de la pobreza”; “Empresas que agregan valor: entre el compromiso y el resultado”; “Responsabilidad con Impacto”; “Desarrollo con Innovación Social”; “Transformar para Trascender”; “De la desigualdad a la Inclusión”; “Medio Ambiente: El Accionista invisible” y “Evolución y Acción”.

Mucho se ha hecho en todos estos años y muchos de los que han marcado diferencia están hoy presentes y apoyan tanto el evento como las actividades de nuestra organización. A veces nos cuestionan que es un concepto antiguo, que debería reemplazarse, que ya se dijo todo, y que no queda mucho por aprender. Consideramos que el ser humano es el centro de nuestra labor y siendo Dios nuestro guía, aún nos queda mucho por adaptar, realizar, compartir y aprender. Todas estas son actividades medulares de este Congreso.

El presente de nuestro país nos hace recordar la importancia de conceptos como coraje, patriotismo, capacidad, honestidad y transparencia. Todos vinculados al ejercicio de la Responsabilidad Social. Muchas veces hacemos al Gobierno responsable de las soluciones y/o culpable de los problemas. La buena noticia es que muchas carencias las podemos resolver nosotros: la gente que cree, crea, invierte y trabaja. En el reciente Foro Empresarial, al cual se adhirió la ADEC, más de 400 empresarios representando a más de 150 Asociaciones, Cámaras, y otras organizaciones gremiales han recordado que no podemos seguir sin Políticas de Estado, sin priorizar justicia, salud, educación y seguridad. Igualmente, la Reforma del Estado firmada hace más de 15 años sigue pendiente. Tenemos una prueba cercana para nuestros políticos, nuestras autoridades y representantes en el Parlamento: en la próxima discusión del Presupuesto General de Gastos esperamos que muestren su compromiso con la Constitución, las leyes y su patriotismo. Esa es la prueba de que estamos hechos y que estamos dispuestos a hacer por los demás cumpliendo su mandato. En resumen: el bien común no puede seguir siendo postergado.

San Lucas nos recuerda a María Reina, la palabra evoca el mejor anuncio de la historia, un mensaje que desafía a tener una esperanza infinita y a cumplir la voluntad de Dios. Esperemos que después de estas jornadas salgamos con más entusiasmo a cumplir la parte de Su plan que Él espera que hagamos.

Que el Espíritu Santo nos ilumine para ayudar a reconstruir una sociedad con valores, donde todos prosperemos y se eliminen el egoísmo, la vanidad y la codicia.

No puedo terminar sin agradecer particularmente al Comité RSE, equipo ejecutivo y administrativo de ADEC, y a todos los que hacen un entusiasta trabajo voluntario para lograr este extraordinario evento.

Juan Luis Ferreira, Presidente de la ADEC